23-oct. Capaz de Dios

Me resulta curioso, y atractivo al mismo tiempo, que el catecismo comience hablando tan sublimemente del hombre, de cómo se entiende al hombre a la luz de la fe. No es un previo didáctico, ni se trata a mi entender de una imposición. Más bien lo acojo como una llamada a comenzar su lectura mirándome a mí mismo, contemplando la humanidad a mi alrededor. Retoma por tanto una perspectiva que, como se había dicho antes, busca dar respuesta al hombre de hoy, y de todos los tiempos.

En esta antropología breve tiene dos claves principales, que son el deseo y la búsqueda, que a mí personalmente me son muy familiares. Pero sobre todo, y por encima de ellas, afirman que el hombre está estructuralmente hecho, ha sido creado, para algo más que para sí mismo, para “un más” que encuentra respuesta definitiva y plena en Dios. Su deseo y sus búsquedas se originan en la huella de Dios en su propia creación, y en su particular destino: por Dios y para Dios.

  1. El deseo del hombre tiene raíces profundas. No se queda en apetencia ni en ganas, sino que busca aquello que le dé sustento y consistencia. En él el hombre puede descubrirse como ser hacia lo infinito y eterno, con dirección. Un deseo tan grande sólo puede ser saciado por Dios. A través de su propia tensión, y desde el hombre mismo, Dios atrae a la humanidad hacia sí para concederle su dignidad más alta. La vocación del hombre se realiza plenamente en la comunión con su Creador, y por tanto en el respeto a su propia creación.
  2. Este deseo se ha configurado religiosamente de múltiples maneras, de tal modo que podemos decir que todo hombre es un ser religioso (de re-ligar, de volver a unir). Necesita concretarse, vivirlo ya, “formalizar” lo que siente, expresar lo que vive. Lo cual me invita hoy, más que nunca, a buscar las formas en las que ese deseo anterior se concreta y se encarna. Tanto en las formas de vida modernas, y tecnológicas, y científicas, como en aquellos aspectos personales de todo hombre, que hace suya la tensión hacia lo infinito.
  3. Lo anterior, tanto su deseo como su religiosidad, pueden ser olvidadas, desconocidas o rechazadas. El ser humano por tanto está necesitado de una pedagogía, de una atención a sí mismo y de un reconocimiento de sí mismo. Pero tanto el olvido como el rechazo puede estár motivado por muy diversas causas. Con seriedad debemos tomarnos, por tanto, el testimonio que damos y las estructuras que generamos en nuestro mundo. El Catecismo no silencia que, en no pocas ocasiones, este rechazo y olvido puede tener su origen en las riquezas como en la vida disoluta de los creyentes.Dicho de otro modo, que aquel hueco que en el hombre corresponde a Dios, sólo Dios puede llenarlo perfectamente, pero puede ser “ocupado” por otras muchas realidades.
  4. Pero también hace notar que el hombre puede ocultarse de Dios, más que Dios del hombre, y rechazar su llamada y palabra, más que Dios deje de hablar con él. Actitud ambas del hombre pecador, que, como Adán en el relato del Génesis, intenta alejarse de Dios para no ser ni visto, ni conocido, ni enfrentado a su propia verdad. Me parece importante subrayar que quizá en una sociedad como la nuestra encontremos más personas “heridas” y “alejadas” por esta causa que por muchas otras; personas que no se acercan a Dios por miedo a sí mismas, por descontento y vacío consigo mismas, por no pensar, por no sentir, por no recibir más de lo que no están dispuestas a querer encontrar. Por miedo también a que Dios les pida cambiar su vida sin saber cómo hacer para amar, o para decidir en libertad, o para responder por entero a su Palabra. Quizá algunos jóvenes, dentro de la masa, como algunos mayores, acomodados en sus respuestas, prefieran no dejarse interrogar de este modo, ni entablar diálogo sobre sí mismos.
  5. Dios no cesa de llamar a los hombres. Por lo tanto, que se alegren los que buscan a Dios, o andan perdidos. Porque, al igual que la parábola del buen pastor que deja sus ovejas, el Padre nos sale al encuentro y nos llama. Y es cuestión de tiempo que escuchemos su voz, y en su palabra reconozcamos nuestro propio nombre, con la dignidad de hijos. Y nos llama y busca para que tengamos vida y felicidad, para siempre, sin que nadie pueda quitárnosla jamás. Nada hay, por tanto, que pueda separarnos definitivamente de Dios, a no ser el hombre mismo, a no ser que el hombre mismo se niegue a escuchar.
  6. Esta búsqueda de Dios, desde el hombre mismo, exige de él (1) todo el esfuerzo de su inteligencia, (2) la rectitud de su voluntad, (3) “un corazón recto”, (4) y el testimonio de otros creyentes que le enseñan a buscar a Dios. Lo cual, visto así y con tanta contundencia, me hace alegrarme por haber recibido mi fe de manera fácil y doméstica, en casa y con la familia, nutrida de experiencias de todo tipo. También he experimentado el conflicto de las preguntas y dudas, de la falta de compromiso y de mi propia incoherencia, de la doblez de corazón y del pecado dentro de mí, y sufrido el testimonio poco evangélico de los que nos decimos creyentes, incluido el propio testimonio. Pero, por ello, le doy gracias a Dios por haber recibido y acogido la fe. Sin embargo, más allá de la propia experiencia veo en esta búsqueda del hombre que el Catecismo invita a lo más humano, y a la coherencia con uno mismo en cualquier estado y forma de vida. ¿Acado puedo pensar que ya lo he alcazado todo? ¿O me tengo que ver, sinceramente, también como un buscador más a quien se le pide tanto? ¿No es este un camino de purificación para mayor rectitud, para mayor entrega, para mayor libertad?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s