19-oct. El magníficat, y la fe

El Magníficat es un canto de María, que María entona cada día como Iglesia en la oración de la tarde. Se recoge en el Evangelio de Lucas (1,46-55) en el instante mismo, en forma de diálogo y alabanza, del encuentro de María e Isabel. María, después de la Anunciación va a visitar a su prima a la montaña, a su aldea. Se ven, se reconocen, se alegran, el Espíritu las mueve a las dos y comienza este canto.

En esta oración se subraya la Misericordia de Dios y el Cumplimiento de la promesa hecha desde antiguo a nuestros padres.

  1. La proclamación comienza mostrando la grandeza de Dios frente a la pequeñez de María. El rostro que dibuja es una mujer, sencilla y llana, que se alegra profundamente ante la predilección y elección del Señor en su vida.
  2. Continúa cantando cómo el Señor de la historia, que dará un vuelco al mundo transformándolo todo y renovándolo todo, actúa en ella. Toda la gloria, toda la santidad, toda la fuerza de su brazo y poder se concentran en su humildad, por lo que será bendita por todas las generaciones.
  3. El colofón, el final de esta oración, nos dice que no habrá jamás más tiempo de promesa. Que ya está todo cumplido, que se ha dado inicio a lo que no tendrá fin y será eterno, por siempre  para siempre.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s